Asociación entre las características del entorno de residencia y la actividad física

barceloneta

Recogemos aquí una interesante investigación que evalúa la relación entre las características físicas y sociales del entorno de residencia y los niveles de actividad física (AF) total, en el tiempo libre y realizada al desplazarse de forma activa, en adultos. Realizado por Gabriel Rodríguez-Romo, María Garrido-Muñoz, Alejandro Lucía, Juan I. Mayorga y Jonatan R. Ruiz, el estudio recibió el apoyo de la Dirección General de Deportes de la Comunidad de Madrid y se publicó en 2013 en la Gaceta Sanitaria. El ámbito del estudio nos interesa especialmente, dado que desde Active Urbes proponemos actuaciones para el estudio y la transformación de los entornos urbanos con el objetivo de suprimir barreras y fomentar los niveles de práctica de la actividad física y deportiva (PAFYD) por parte de toda la población.

ASOC ENTORNO FISICO Y AF(PDF, 7 págs, en español)

Teniendo en cuenta que en las encuestas se desagregó la AF realizada en el tiempo de ocio respecto de la desarrollada en los desplazamientos activos (desplazamientos peatonales y en modos no motorizados), los resultados del estudio apuntan a lo siguiente:

  • En el caso de la AF en desplazamientos activos, los factores que incrementan la posibilidad de alcanzar niveles moderados o altos de actividad física son: vivir en zonas con una alta densidad residencial, que hubiera muchas tiendas cercanas a la vivienda, paradas de transporte público a 10-15 minutos de casa o aceras en casi todas las calles del vecindario.
  • En el caso de la AF en el tiempo libre, sólo el hecho de que hubiera mucha gente activa en la zona de residencia y la existencia en el barrio de instalaciones recreativas de bajo coste se asociaron significativamente con niveles moderados o altos de actividad física.

Tomamos nota sobre lo siguiente:

en contra de lo que cabría esperar, la disponibilidad de infraestructuras para montar en bicicleta es la única variable del entorno residencial que, en nuestro estudio, no se asocia positivamente con los niveles de actividad física total, en el tiempo libre ni al desplazarse.

La conclusión con la que nos quedamos es que todas las características del entorno analizadas (un listado que, grosso modo hubiésemos compartido tanto desde la perspectiva de Active Urbes como desde la de Urbes for All), excepto dos de ellas (disponibilidad de infraestructuras para montar en bicicleta y de instalaciones deportivas y recreativas de bajo coste), se asociaron con una mayor probabilidad de alcanzar un nivel moderado o alto de actividad física total.

En definitiva, es un estudio que confirma en gran medida las conclusiones de otras investigaciones, aunque ofrece la novedad de que esta relación entre los entornos y la AF se ha estudiado en población española, además de ofrecer los matices que proporciona el haber desagregado la AF relizada en el tiempo libre y en los desplazamientos activos.

Me queda esa sensación final de que, también en esta cuestión, nos falta partir de datos objetivos en lo que se refiere a la medición de la AF. El propio estudio dice que “tampoco puede descartarse una sobrestimación de los niveles de actividad física por parte de los participantes, ya que se cuantificaron mediante un cuestionario y no con instrumentos objetivos”. Dejo en el borrador un post relacionado con esta barrera, sobre los wearebles de medición de la AF y sobre la información que acumulan todas las empresas que tienen en el mercado dispositivos que integran acelerómetro y sensor GPS…

¿Qué opinas? | Zein da zure iritzia?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s